5 parafilias fuera de lo común

Un caso reciente puede verse en 50 sombras de Grey, la novela erótica de E. L. James en la que hay escenas de sadismo o masoquismo

Foto: Web
30 abril 2017 | 8:59 hrs | Silvia Olmedo

Las parafilias son aquellas situaciones de “activación sexual ante objetos o situaciones sexuales que no forman parte de las conductas habituales“. Sin embargo, que no formen parte de estas, no significa que sean buenas o malas. Se consideran algo negativo cuando producen un daño a terceros o a nosotros mismos, o cuando tienen un carácter desmesurado u obsesivo.

Algunas parafilias son más conocidas que otras ya que la literatura o el cine se han encargado de retratarlas. Un caso reciente puede verse en 50 sombras de Grey, la novela erótica de E. L. James en la que hay escenas de sadismo o masoquismo. Hay muchas otras de las que no se ha hablado tanto y sin embargo tienen miles de adeptos alrededor del mundo. Revisemos algunas:

Dacrifilia

El individuo siente excitación y atracción sexual hacia alguien que está llorando. Puede ser considerada una forma de sadismo ya que hay los que encuentran el placer en ver el sufrimiento del otro (reflejado en sus lágrimas). Es muy poco común ya que, según investigadores del Instituto Weizmann, las lágrimas contienen señales químicas que disminuyen la producción de testosterona y reducen la actividad del hipotálamo, lo que impacta en el deseo sexual.

Escatología telefónica

En esta parafilia, los sujetos se excitan al hacer llamadas obscenas a desconocidos. En ocasiones son ellos los que hablan explícitamente sobre sexo y en otras buscan que la persona al otro lado de la línea les revele información íntima. De acuerdo con un estudio publicado en Annals of Sex Research, los exhibicionistas son más propensos a realizar este tipo de llamadas.

Parcialismo

El interés sexual es despertado por alguna parte del cuerpo específica (más allá de los genitales). El más común es el fetichismo de pies (podofilia), aunque hay también los que sienten atracción por la nariz (nasofilia), el pelo (tricofilia) o nalgas (pigofilia).

Troilismo

El placer llega al ver a la pareja sostener relaciones sexuales con alguien más. En ocasiones, el término también se utiliza para referirse a cualquier actividad sexual que involucre a tres o más personas. Es también más común entre los exhibicionistas.

Simforofilia

La excitación llega al desencadenar o ser testigo de una situación catastrófica como un incendio o un choque. En la película Crash, de 1996, David Cronenberg hace un retrato explícito de esta parafilia.