Huele a gas

12 septiembre 2017 | 9:59 hrs | Gilberto Haaz Diez

*De Javier Marías: “No puedes meterte en todas las guerras porque hay enemigos que manchan demasiado, incluso aunque sea para combatirlos”. Camelot.

Una nota escrita y publicada en un diario de Córdoba-Orizaba, da cuenta de una reunión que sostuvieron  funcionarios de Protección Civil y gente capacitada en estos asuntos del gas, especialistas que participaron en las conferencias sobre instalaciones de estaciones de servicio que abastecen hidrocarburo, resultó muy constructiva, pero hay en el panorama una competencia desleal en algo que huele a gas. Desde que el Tratado de Libre Comercio entró en circulación (1994) las competencias se abrieron y las empresas se volvieron eficientes. Se abatieron los costos. El teléfono ahora es más barato que hace varios años. Pero siempre los peros, sucede que en esta zona de las altas montañas,  me dicen que también en Orizaba y Córdoba, Veracruz, Xalapa, Tierra Blanca y lugares circunvecinos, algunas empresas gaseras no cumple con las normas oficiales, es decir casi se le tratan de estaciones de carburaciones clandestinas. Incumplen con la norma 003, carecen de protección adecuada, no tienen malla ciclónica o barda, carece de zonas de circulación y de tableros eléctricos, sin extintores ni protecciones mecánicas en zonas de despachos, sin letreros de seguridad, salidas de emergencia y todas esas cosas que se requieren. Son un peligro, me dice quién me lo cuenta. Mientras que otras empresas cumplen y son obligadas a cuidar y tener todas las normas que ordenan las autoridades federales, estatales y municipales, algunas se cuelgan de la brocha y violan los preceptos legales con el claro peligro para los consumidores y la población aledaña. Otras veces son como volantas, llegan, se ponen en un sitio y se mueven como ambulantes, con el riesgo que eso lleva. Están en Fortín, la Tinaja, Potrero Nuevo, Omealca, Manlio Fabio Altamirano, Xalapa, Paso de Ovejas y Rinconada. Y a la vista, para que las autoridades vayan y las regulen. Porque otras compañías si lo hacen, y la competencia debe ser leal, no desleal. O todos coludos, o todos rabones, dice la máxima pueblerina.   

 LOS BAÑOS DE CAPUFE

 Suelo tomarlos como mi pesar. Los critico casi a diario, porque casi a diario les doy mis cuotas por pasar sus horribles autopistas, las de Capufe, las que controla Benito Neme. Igual el secretario del socavón, Gerardo Ruiz Esparza, al que ahora se le cayó un puente del rumbo del nuevo aeropuerto de Ciudad de México, hombre salado del que el Preciso Peña no quiso desprenderse, porque juega las contras a la presión, jamás hizo caso de estas quejas. Si el pueblo pide una cabeza, hay que darla, como en el tiempo de los romanos. O como decía el hombre leyenda, Fernando Gutiérrez Barrios: “Cuando el pueblo a las 12 del día dice que es de noche, hay que encender las farolas”. Algo así.  Bien, cuando Capufe tiene cosas buenas hay que reconocerlas. En la parte de la caseta de Fortín inauguraron unos baños. Nuevos, limpios, impecables. Con lo que cobran es para que esa autopista tuviera doble piso, pero sus baños son buenos. Aunque  a los días llegó el mal. Sucede que los choferes de los tráileres de doble caja han ocupado esa zona para allí dormir, y se les convirtió en un gran estacionamiento, tal parece que para eso lo hicieron. Es un peligro, porque cuando quieres bajar al baño, no puedes, tienen bloqueada esa parte en los dos pasos, el que va y el que viene. Y el gerente de la caseta en Fortín, como si nada. Uno tiene la culpa porque no se queja, y como de rayo llamé al 074 y una secretaria me atendió bien educada, atenta, tomaba mis datos. Le tiré la queja, me dijo que la analizarían y pidió mi correo electrónico. Ayer me llegó la respuesta, donde aseguran que lo han turnado a las áreas correspondientes, y el gerente de allí la tiene fácil, solo que camine unos 300 metros y verá el gran peligro que se ha convertido. Tiene solución, que ponga a un guardia de los que tienen y les diga a los choferes de tráileres de doble caja, que ahuequen el ala. O les eche a la Policía Federal. Esperemos.

Visítenos: www.gilbertohaazdiez.com

*Esta es opinión personal del columnista