Cerca de 300 indígenas de Zongolica emigran al norte del país

Las comunidades rurales del centro de Veracruz están enfrentando una seria pérdida de la población en edad productiva

Foto: web
28 agosto 2017 | 9:52 hrs | Emilio González

Orizaba, Ver.- Tras estancarse el campo veracruzano los indígenas náhuatl de la sierra de Zongolica desde hace tres décadas empezaron a emigrar la frontera norte de México, donde venden su fuerza de trabajo en las maquiladoras; o bien correr la suerte y los peligros que implica ingresar como indocumentados a los Estados Unidos.

Al mes 200 y 300 campesinos dejan la casa y la familia para ir en busca de lo que el gobierno les negó.

Del municipio de Zongolica, Tehuipango y Tequila salen autobuses hacia los campos agrícolas californianos (Valle de San Joaquín), otros con más suerte cruzan la frontera para emplearse en las huertas citrícolas de Florida, los de manzana en Washington, hasta los destinos urbanos en Texas, Illinois, Nueva York, Carolina del Sur y Carolina del Norte.

Hasta esos destinos han llegado a vender su fuerza de trabajo los indígenas veracruzanos, quienes han tenido que pasar tragos amargos para buscar el sueño americano.

Las comunidades rurales del centro de Veracruz están enfrentando una seria pérdida de la población en edad productiva.

Después de dedicarse a la agricultura de temporal, al trabajo artesanal o de emplearse como jornaleros agrícolas, han decidido y considerado una mejor opción irse a los Estados Unidos, viéndose obligados a abandonar la tierra, la familia y la esperanza de que las cosas en su terruño podrían cambiar.

En los últimos dos años, de manera constante, cada semana y mes con mes, salen camiones llenos de migrantes, hombres y mujeres dispuestos a emplearse en lo que les ofrezcan, muchos nos saben ni a dónde van, el rumbo final se decidirá en el camino, pero se arriesgan.

Los veracruzanos en los Estados Unidos se encuentran dispersos en varios estados, algunos itineran por los campos agrícolas de Carolina del Sur y Carolina del Norte, mientras que los que están en las ciudades permanecen en un solo lugar, pero deambulando entre un trabajo y otro, esperando encontrar el que les ofrezca mejores salarios y un mayor número de horas laborables.

Los principales lugares de destino identificados en los recorridos de campo son, de acuerdo a la dimensión del flujo: Texas (Dallas), Illinois (Chicago) y California (Los Ángeles y el Valle de San Joaquín).

Los estados donde se hallan dispersos son Atlanta, Georgia; Carolina del Sur, Carolina del Norte, Nueva York, Florida, Seattle, Washington y Tucson, Arizona.