Las aprehensiones

15 marzo 2017 | 13:56 hrs | Gilberto Haaz Diez | Gilberto Haaz Diez

*Aunque la cárcel sea de oro, no deja de ser prisión. Camelot

 El domingo por la mañana, como el Cielito Lindo, se agitaron los corazones. El diario Reforma dio la primicia. Un exgobernador aprehendido. Muchos pensábamos que había caído JDO, que huye y huye y no deja de huir. No, fue su interino de pocos días, Flavino Ríos Alvarado, a quien le aplicaron los grilletes por haber prestado el helicóptero donde huyó otro que ya era exgobernador, JDO. Cuentan que en el Armadillo lo recogieron y voló y voló y voló para nunca más volver (hasta ahora). De esa aprehensión ya hablaron los picudos: Los que la recriminaron:

 Picudo uno: Dante Alfonso Delgado Rannauro, otro exgobernador que cayó de la gracia del sistema y pisó el infortunio de la cárcel, por cerca de un año, cuando se le puso al brinco al presidente Zedillo y este, a través de Chirinos y Yunes, ordenó su detención, que cimbró al país, porque pocos exgobernadores habían caído de la gracia del PRI, cuando desde Los Pinos se dictaban las palabras y las ordenes. Eran destituidos, pero cárcel nunca.

Picudo dos: Habló el PRI de Renato Alarcón Guevara, ese hombre que con valentía dejó la dirección estatal del ISSTE, para ir a recoger los escombros de un PRI que se ve más lejos del triunfo que nunca. Renato también criticó la detención y le llamó acto de venganza política. Pero la verdad es que en la vida todo es político. Lo dijo Maquiavelo: “El león no puede protegerse de las trampas y el zorro no puede defenderse de los lobos. Uno debe ser por tanto un zorro para reconocer trampas y león para asustar a los lobos”.

 Picudo tres: habló El Peje López Obrador, que ya es cliente asiduo en Veracruz, donde hace campaña para los suyos en las municipales. Todos criticaron. Todos dieron rienda suelta a sus pareceres.

Picudo cuatro. El senador Héctor Yunes Landa, tomó vuelo y le vino a criticar sus 100 días al primo hermano, que ya no lo acepta con derecho de sangre, y le dijo que era más pan y circo, la detención de Flavino. Pecata minuta. No trascendió.

Hay algo que al menos no se vio con rudeza. Flavino, cuando es presentado a traslado, no fue esposado. Camina libre al lado de su abogado. Eso se aprecia. Se esperaba el mensaje del gobernador de las estrellas, Miguel Alemán Velasco. No llegó, hasta el momento de cerrar este espacio.

 LOS YUNISTAS A FAVOR

El PRD con su dirigencia estatal, aplaudió el hecho. Lo mismo lo hizo un picudo del PRI, Jorge Carlos Ramírez Marín. Ellos pidieron que ahí no cesen las detenciones, que paguen con brillantes sus pecados, como cantó Lara.

 EL PRECISO

Quien mejor defendió el caso fue el gobernador Yunes Linares. Habló con quién pidió entrevista, lo mismo Loret de Mola que todos los demás noticieristas, Ciro, Pepe, como Hugo, Paco y Luis. No dio tregua. Él solo podía con el caso, en lo que le tocaba porque lo demás era de su dos en las leyes, aunque es independiente, el Fiscal de Hierro, Jorge Winckler Ortiz, que exhibió una foto en su Facebook donde la poli los tiene trepados arriba de una camioneta militar pickup, a él, a Jaime Téllez Marie y al secretario Rogelio Franco Castán, que se le ve haciendo pucheros. Yunes dio la cara, con la secrecía del caso y con la autonomía de su fiscalía. En el de Loret alguien le preguntó si sólo lo detuvieron por prestar el helicóptero para la fuga, y le dijo a bote pronto, como reviraba Maquiavelo al Príncipe: “¿Se te hace poco?”.

Yunes es como Messi en el Barcelona, aunque le falta su Neymar. Un día después, se le vio pavoneándose como un rock star por los pasillos de la banqueta del aeropuerto Jara de Veracruz, con un traje todo oscuro a la Luis Miguel. Iba invitado por el presidente Peña Nieto y Aurelio Nuño Mayer (si es Mayer es bueno) al gran acto del lanzamiento del nuevo modelo educativo, donde Veracruz jugará un papel importante, mas tarde se fue con los banqueros, a la Asociación de Bancos de México, un poco a las vivas y desconfianza porque, lo dijo Mark Twain: “Un banquero es un señor que nos presta un paraguas cuando hace sol y nos lo exige cuando empieza a llover”.

Visítenos: www.gilbertohaazdiez.com

*Esta es opinión personal del columnista