10 cosas que no sabías sobre la Sábana Santa

El Santo Sudario o la Sábana Santa de Turín es una de las piezas más reverenciadas por los creyentes católicos, pero también un misterio que durante décadas ha llamado la atención de los científicos

6 mayo 2019 | 15:08 hrs | Redacción Noreste | Arte y Cultura

1.-  El Santo Manto o Sábana Santa es reconocida como el manto que envolvió el cuerpo del Señor Jesús luego de la crucifixión. Es una fina pieza de lino de 3 pies y 7 pulgadas de ancho y 14 pies y tres pulgadas de largo (exactamente 8 por 2 cubits, la antigua medida usada en Israel).

2.- El manto lleva la imagen detallada del frente y la espalda de un hombre que fue crucificado de manera idéntica a Jesús de Nazaret según describen las Escrituras.

3.- El manto está en Turín, Italia, desde 1578 y es puesto a exposición pública aproximadamente una vez por cada generación.

4.- La última exhibición previa a la extraordinaria que se viene realizando como preparación al Jubileo tuvo lugar en 1978, y en cinco semanas, aproximadamente tres millones y medio de peregrinos la visitaron.

5.- Con el fin de determinar el modo cómo la imagen se imprimió en la sábana, más de 1000 investigaciones científicas de las más diversas especialidades han sido realizadas y se le han tomado 32,000 fotografías.

6.- Las manchas de sangre de la Sábana están compuestas de hemoglobina y dan un resultado positivo por albumina de serum. La sangre es sangre humana del tipo sanguneo AB.

7.- Con los experimentos hechos en el campo de la física y química en lienzos viejos aun no han podido reproducir de nuevo el fenómeno de la Sábana Santa de Turín.

8.- Los Evangelios relatan que el manto que envolvió a Jesús se encontraba plegado. El manto habría sido recogido y custodiado por los cristianos.

9.- De acuerdo a quienes han podido estar en una exposición similar en otros países, la Sábana Santa y todos los elementos ayudan a comprender mejor la pasión de Cristo.

10.- Honduras será privilegiada al recibir la réplica de la Sábana Santa, el sudario que cubrió el cuerpo de Cristo en su lecho de muerte con su imagen grabada.